SUBLIMACIÓN Y TRANSFER: ¿ES LO MISMO?

Sublimación y transfer: ¿es lo mismo?

Algunas personas aún confunden estos dos términos y por regla general lo asumen como lo mismo. No lo es. Si bien es cierto que son ramos similares y comparten entre sí muchos accesorios y equipos, son técnicas de transferencia de imágenes con distintas aplicaciones y diferentes métodos. Veamos las principales características de cada uno.

En primer lugar, veamos un resumen de lo que es sublimación. La sublimación o termofijación se trata de una técnica donde los diseños o imágenes pueden transferirse a una amplia gama de productos como son tazas o mugs, platos, vasos, llaveros, gorras, remeras o franelas hasta zapatos y rompecabezas. Estos productos sublimables o blanks, como suele llamárseles, pueden estar compuestos por una gran variedad de materiales como son vidrio, aluminio, cerámica, telas de poliéster y acrílicos entre otros.

Para que la sublimación de productos sea posible, se requiere que los mismos estén cubiertos por una película de polímeros que serán los responsables de fijar los colores sobre ellos. Por eso todos los blanks para sublimación deben contar con este recubrimiento, sin él, no será posible el sublimado. Por otro lado, la tinta a usar debe también ser especial en cuya composición también deben existir polímeros que interactúen con los del blank que se quiere sublimar.

Para que la sublimación sea perfecta, se requiere que los artículos vírgenes sean de color blanco o muy claros. Sobre colores obscuros, difícilmente obtendremos un buen resultado, debido al comportamiento de la tinta y los polímeros ya estampados ante la luz, lo cual es una de las características propias de esta técnica.

 

El transfer por su parte, es una técnica con aplicación y objetivo muy diferente a la sublimación. Está hecho exclusivamente para transferir imágenes sobre telas o textiles. En este caso los diseños no se estampan directamente sobre la tela, sino que se hace sobre una película de vinilo muy delgada o sobre papel especial para transfer y éstos se “pegan” sobre el textil en el que deseamos fijar nuestro arte o diseño. (ver papel Transfer ColorMake). No hace falta una tinta o tóner específicos, puedes usar los mismos originales que trae el equipo de impresión.

A diferencia de la sublimación, para el transfer si podemos utilizar telas de colores claros, negras y  oscuras. Recordemos que toda la impresión se hace sobre vinilo o papel, por lo que el color de fondo (la tela) donde se estampará, ya no es vinculante con el resultado.

 

En ambos casos, sublimación y transfer, los procedimientos son similares, se debe realizar un diseño, imprimirlo sobre un portador que puede ser de papel o vinilo, aplicar calor con una plancha térmica y dejar enfriar. Pero como hemos visto, las tintas y las aplicaciones son diferentes.

Colorvia SAS te ofrece los consumibles y equipos que necesitas para ambas oportunidades de negocio, así como también todo el apoyo y soporte postventa que necesitas.  Contáctanos para atender todas tus inquietudes.

 

Share this post